La Gran Enciclopedia del Blues en España

Libro traducido al Español por Juan Pérez Aznar para Ediciones Robinbook

No esta siendo habitual la edición de libros sobre el Blues en nuestro país, Únicamente grandes expertos del genero en importantes editoriales han publicado obras de este estilo musical y casi siempre en ingles; ediciones Americanas e Inglesas. Determinadas áreas geográficas han heredado una excepcional acogida por la música blues, países como Francia, Alemania, Suecia, etc… poseen también un ambiente blusero muy amplio y extendido.

De este segundo ámbito vino este libro editado por el francés Gérard Herzhaft (La grande encyclopédie du blues, Librairie Arthème Fayard 2002), el cual no lo confundiremos con David Herzhaft armonicista blues de Francia e hijo del escritor de este libro.

El escritor detalla gráficamente sus experiencias y conocimiento del genero a través de las secciones que son detalladas tras sus capítulos, fichas bibliográficas, explicaciones geográficas de los inicios del blues y sus movimientos, árboles genealógicos de los estilos de blues tras sus inicios e influencias. Todo esto introducido por un prólogo y ampliado por la introducción de un siglo de blues, un diccionario detallado de nombres de blues, los principales blues, una selección discográfica, aparte de lo habitual como bibliografía, índice onomástico, créditos fotográficos, etc.

Este libro cuenta con gran amplitud de capítulos enfocados hacia la ARMÓNICA, la tremenda vinculación que tuvo este instrumento musical desde las raíces del blues y a través de su evolución hasta hoy. Sin duda la herencia por el amor al genero han sido pasados a su hijo David Herzhaft el cual es en la actualidad un reconocido armonicista blues en Francia, es esta la muestra positiva del trato hacia la armónica, la cual es abordada con gran admiración.

No hubiéramos tenido la ocasión de poder adquirir o leer este libro en Español, sino hubiera sido por el admirable y costoso trabajo de traducción del Francés al Español, realizado por un gran aficionado y músico, Juan Pérez Aznar, aunque en los créditos del libro aparece como Joan Aznar. Su aportación también se aplica a un panorama del blues en España, primeros pasos, reseñas de grupos actuales, etc., aparte de una pequeña nota sobre el blues Sudamericano.

Siendo un libro de actualidad hemos podido adquirirlo a través de la editorial http://www.robinbook.com y tiendas habituales Españolas, FNAC, El Corte Ingles, etc… y como adelanto informativo debajo indico enlaces con algunos extractos del libro:

Introduccion por Juan Pérez Aznar

LA GRAN ENCICLOPEDIA DEL BLUES
Gérard Herzhaft (Fotografías de Jean-Pierre Arniac)

443 páginas

(Ma Non Troppo, Barcelona, 2003)

Traducción de Juan Pérez Aznar
ISBN: 84-95601-82-6

http://www.robinbook.com/

Si bien es cierto que la mayoría de especialistas sobre blues y músicas negras suelen ser americanos o ingleses (o al menos anglófonos), el francés Gérard Herzhaft (autor de La Gran Enciclopedia del Blues, novelista, historiador, músico y musicólogo) es reconocido unánime e internacionalmente como una autoridad en la materia. Su obra ha sido traducida al inglés o al alemán y allá donde ha sido publicada se ha impuesto como una obra de referencia imprescindible en el género, citada y elogiada por los más prestigios especialistas

La GRAN ENCICLOPEDIA DEL BLUES se articula en cuatro grandes bloques. En la introducción, un siglo de blues, el autor analiza brevemente diferentes aspectos de la historia de esta música: nacimiento, características formales, expediciones al sur en búsqueda de bluesmen, race records, movimientos migratorios del pueblo negro (de hecho se incluye un mapa de los Estados Unidos que sitúa los principales puntos de partida y destino), evolución del blues en la sociedad negra y blanca, etc. En el diccionario de blues no sólo se recogen entradas sobre músicos importantes o secundarios (con una breve reseña sobre sus principales grabaciones) sino que los instrumentos, sellos, estilos, productores, regiones o ciudades del blues también son objeto de un análisis particular. No menos interesante resulta el apéndice dedicado a los principales blues (compositores, intérpretes, orígenes, temática, evolución y principales grabaciones de los estándares del blues). En cuanto a la selección discográfica, Herzhaft presenta unos 200 cd’s respondiendo a un criterio personal (siempre discutible) que en su conjunto ofrece una buena orientación al neófito. En la bibliografía se citan las principales obras en inglés, francés y castellano. Por último se incluye un índice onomástico que facilita al lector una utilización práctica del diccionario. Jean Pierre Arniac se encarga de la fotografía en blanco y negro. Entre otros podremos ver a Luther Allison, Carey Bell, Buster Benton, Bobby Bland, Eddie “Cleanhead” Vinson, Billy Branch, Lonnie Brooks, Big Bill Broonzy, Mojo Buford, George Butler, William Clarke y otro buen centenar.

Extractos del prólogo por HERZHAFT

Lo que el mismo HERZHAFT dice sobre su obra:

(extractos del prólogo)

“Esta GRAN ENCICLOPEDIA DEL BLUES es, ante todo, un estudio sobre los bluesmen que crearon, nutrieron e hicieron perdurar el blues en sus tierras y guetos de origen. Como reconocimiento, hemos intentado devolver a estos grandes y desconocidos creadores su contribución a la aventura del blues. Esta obra, que en realidad data de mediados de los años 70, ha sido revisada, corregida, enriquecida, ampliada y actualizada para la presente edición y en el momento de su publicación fue una de las primeras del género en todo el mundo. En este sentido, cabe señalar que cuando empezó mi interés por el blues, a principios de los 60, no había mucha gente que prestara la más mínima atención a un estilo que era totalmente desconocido o tan sólo considerado con condescendencia como una “raíz del jazz”. Aparte de los ingleses de Blues Unlimited, ninguna revista se ocupaba del blues y, desde mis primeros viajes a los Estados Unidos, descubrí que aquellos que eran mis ídolos eran unánimemente ignorados o despreciados. El blues ni siquiera era considerado música, sino –como me afirmó una universitaria de Chicago–: “¡ La ruidosa expresión de una panda de negros borrachos ¡”

Evidentemente las cosas han cambiado y lo celebramos; aunque lamentamos, sin embargo, que la mayoría de los grandes del blues ya no estén aquí para disfrutarlo. Todavía recuerdo a Muddy Waters tirado en Nueva York con su banda porque no tenía dinero para pagar el billete de vuelta a Chicago; a pesar de que, ya en aquella época, los grupos británicos cosechaban grandes éxitos con las versiones que hacían de sus temas.

“…Esta obra explora todos los caminos del blues, desde las plantaciones de algodón hasta los grandes festivales internacionales. Las corrientes, las tendencias, las regiones más representativas, los instrumentos y, por supuesto, los productores y los músicos que han hecho el blues; todo ello será analizado y descrito en función de su importancia e influencia. Las principales figuras del blues -conocidas o desconocidas- así como algunos nombres nuevos, figuran con un artículo propio, mientras que aquellos que tuvieron un papel más oscuro, aunque no por ello desdeñable, están incluidos en un artículo más global (una región, una ciudad…). Por otra parte, aquellos que tomaron temporalmente los caminos del blues son simplemente citados. Una breve crítica sitúa y reseña las obras principales de todos ellos…”

“…En cuanto a los lectores, sólo me resta pedirles que continúen con sus observaciones, críticas y bienvenidas sugerencias, ya que siempre fueron el incentivo necesario. Esta enciclopedia es ante todo la suya, la de los amigos del blues.”

Gérard Herzhaft.

El blues español por Juan Pérez Aznar

El blues español.

En la edición castellana de la obra de Herzhaft se incluye una entrada sobre el blues español, escrita por el traductor y autor de estas líneas quien aprovecha la ocasión para pedir disculpas, de nuevo, a todas aquellas personas o entidades que no han podido ser citadas por cuestiones de espacio o desconocimiento. Cualquier observación, puntualización o crítica será bienvenida en: [email protected]

blues español

Ciertamente, en España nunca hemos podido presumir de poseer un panorama blues con la tradición, organización o relevancia de otros países europeos como Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Francia, Holanda, Inglaterra, o Suecia. Sin embargo, en la actualidad también contamos con un respetable, creciente y consolidado número de músicos, aficionados y difusores que de un modo u otro mantienen viva la llama y han conseguido que el blues eche raíces y se reproduzca en nuestras tierras.

1. EL BLUES ATRAVIESA LOS PIRINEOS. El relato de la historia del blues en nuestro país podría empezar a escribirse a partir del concierto que Big Bill Broonzy ofreció en la Barcelona de 1953. Aunque, después de éste, otros bluesmen visitaron España, lo cierto es que hasta mediados los 60, con la llegada de algunas giras del American Folk Blues Festival, organizadas por los alemanes Lippman y Rau, deberíamos hablar cuanto menos de aislamiento o escasez. A pesar de estas visitas y de algún que otro concierto aislado, seguíamos padeciendo cierto retraso con respecto a los países antes mencionados, no sólo en cuanto a la música en directo sino también en lo relativo a discos y otros aspectos (véase American Folk Blues Festival, revistas de blues, sellos discográficos de blues).

En cualquier caso, la escena blues nacional empezaba a despertar tímidamente durante los primeros años setenta. La mayoría de grupos y aficionados que vivieron esta época lo hicieron influenciados principalmente por la música de británicos en la línea de John Mayall, Fleetwood Mac, Eric Clapton, Rolling Stones o americanos, también vinculados al rock, como Canned Heat o incluso Jimmy Hendrix. El panorama blues nacional iba adquiriendo cada vez mayor consistencia y progresivamente se producía un acercamiento al blues negro que había servido de modelo a las bandas blancas británicas, aunque también se seguía practicando mucho blues rock. A partir de la segunda mitad de los ochenta, los seguidores españoles, quienes también empezaban a adquirir una mayor cultura blues, veían recompensada su afición con la aparición de cantidad de bandas nacionales, bares y salas blues, conciertos, promotores, festivales, distribuidores de discos, programas de radio, prensa especializada… Este crecimiento fue más significativo a lo largo de la década de los noventa.

2. LIBROS, DISCOS DE VINILO Y COMPACTOS. La gran mayoría de libros y estudios que se ocupan de la música negra están escritos en inglés; aunque los franceses, por ejemplo, también disponen de interesantes obras originales y un amplio catálogo de traducciones. Desde que en 1976 vieran la luz las versiones españolas de Historia del Blues (Paul Oliver) y Blues Moderno (Phillipe Bas-Raberin), se han publicado muchas otras cosas en todo el mundo; sin embargo, la oferta editorial para los que sólo leen el castellano sigue siendo un tanto reducida (véase Bibliografía). Si estos libros no bastaran, recomendamos la consulta del anuario de la prensa musical española, donde se recogen multitud de artículos relacionados, y la búsqueda de los discos editados en España por Bluesmen y Guimbarda (CFE), Edigsa, Discophon, Auvi, Mediterraneo y Movieplay, entre otras, con interesantes notas de contraportada escritas en nuestra lengua. Aunque los tiempos del vinilo quedaron atrás, todavía se pueden adquirir muchos de ellos en las tiendas de ocasión de cualquiera de nuestras ciudades, donde conviven con el disco compacto. El actual formato de conservación de la música, el CD, también llegó a España un tanto más tarde que al resto de Europa. Aunque, desde hace tiempo es regularmente importado y distribuido aquí por diferentes compañías y, de un modo u otro, ahora es relativamente fácil acceder tanto a las más recientes producciones internacionales como a reediciones de clásicos editadas en Europa, Estados Unidos o Japón. Algunos sellos discográficos nacionales como Cambayá records, Big Bang, Discmedi/Blau, Gaztelupeko Hotsak o La Col, se han especializado además en producir o editar grabaciones de bandas autóctonas.

3. LOS MÚSICOS. Podríamos situar el punto de partida de los grupos españoles en 1985, con la Dolphin Blues Band. Aunque no era ni mucho menos la única, ésta fue la primera banda que grabó un álbum de blues en nuestro país. La colaboración del pianista tejano Little Willie Littlefield en tres cortes del disco, hace que ésta sea la primera grabación realizada por un bluesmen americano en tierras hispanas. Desde mediados de los ochenta contamos, efectivamente, con cientos de músicos nacionales que interpretan el blues con mayor o menor acierto. Sin embargo nos veremos obligados a destacar tan sólo a algunos, esperando que los demás comprendan que tan sólo citándolos a todos ya casi excederíamos el espacio reservado para el blues español.

Los armonicistas son tal vez los más abundantes y los más activos (prueba de ello son las convenciones que se vienen realizando últimamente a escala nacional o la cantidad de sitios web dedicados al instrumento), entre los más importantes señalaremos a Ñaco Goñi, Mingo Balaguer, Joan Pau Cumellas, Victor Uris, Mauricio Morera, José Luís Naranjo, Danny Boy o Marcos Coll. Puede que Antonio Serrano sea el mayor virtuoso de este instrumento en España, pero su carrera pertenece principalmente al terreno del jazz. En la guitarra citaremos a Malcolm Scarpa, Tonky de la Peña, Lolo Ortega, Amadeu Cases, Adrián Costa, Jairo Zavala, Francisco Simón, Felix Slim, Edu Bighands, Victor Aneiros o Javier Vargas, quien se aleja bastante del marco de nuestra música y no debería ser considerado, ni mucho menos, el prototipo de guitarrista blues español. En el piano debemos hablar de August Tharrats o Lluís Coloma. En cuanto a la voz, la de mayor renombre sea quizás la de la catalana Big Mama Montse, aunque también suenan mucho algunos anglófonos afincados aquí como Jay Kay, Jeff Espinoza, Dana Leese o Velma Powell y otros españoles más anónimos. Muchos otros músicos de fuera de nuestras fronteras han decidido instalarse en España colaborando con los nuestros, recorriendo los bares con su música: Graham Foster, Hook Herrera, Whisky David, Claudio Gabis, Julian Vaughan, Steve De Swardt o Alabama Campbell, son algunos de ellos. Aunque en el blues los protagonistas suelen ser los solistas, muchos se presentan como grupo. Entre las formaciones más conocidas del ayer, aunque algunos sigan funcionando hoy, citaremos a Algeciras Blues Express, Bulla Blues Band, Entresuelos, Caledonia Blues Band, Harmonica Coixa Blues Band, Los Perkins, La Blues Band de Granada, Harmonica Zúmel Blues Band, The Blues Machine, Major Blues Band, Tonky de la Peña, Ñaco Goñi o Malcolm Scarpa. Aun hoy, siguen siendo tan sólo unos cuantos, los músicos nacionales que deciden dedicar su vida al blues de forma profesional, posiblemente por todo lo que esto conlleva en nuestro país. En este sentido Tonky, Ñaco y Malcolm deben ser considerados los principales pioneros.

Éstos son algunos de los grupos que más han sonado durante la década de los noventa y otros que siguen haciéndolo últimamente: Victor Aneiros & Blue Note, Edu Big Hands & Whiskey Tren, Big Mama & The Blues Messengers, Black Cat Bones, Bluesfalos, Bluesville, Blues Blasters, Blues Devils, Amadeu Cases, Danny Boy & The Jumpers, Felix Slim & All Freedom, Ferroblues, Graham Foster’s Night Train, Jay Kay Band, Joan Pau Cumellas, Lito Blues Band, Lluis Coloma Trío, Los Deltonos, Los Lagartos, Los Reyes del K.O., Manzanares Delta, Miki Nervio & The Blues Makers, Ñaco Goñi y Los Bluescavidas, Roberto Giménez & Raíles, Redhouse, Sin Elefante, Special 20, Suitcase Brothers, The Blues Machine, The Midnight Rockets, Tonky Blues Band, Tres Hombres, Txell Sust & August Tharrats Blues Trio, Txus Blues & José Bluesfingers, Victor Uris y un largo etcétera.

4. EL BLUES EN LATINOAMÉRICA. No debería faltar, en este breve recorrido por el blues español, alguna referencia al mundo del blues allá donde mayoritariamente comparten la lengua con nosotros. La realidad de nuestra música en Latinoamérica tampoco es demasiado esperanzadora pero, al igual que aquí, existe un nada desdeñable número de músicos y aficionados que con su trabajo consiguen que se hable de ello. Los más conocidos en nuestro país, algunos afincados aquí, son los legendarios Manal, Mo’ Blues, Pappo, Tota Blues, Botafogo, MR. Lucky o Ciro Fogliatta & The Blues Makers… En tierras sudamericanas, Argentina es quizás el país que más ha desarrollado su escena blues, aunque en Chile, Brasil o Uruguay también hay actividad. En Internet, La Casa Del Blues o Argenblues son algunas de las páginas web que dan cuenta de ello

5. LA RADIO Y LOS FESTIVALES. Desde hace unos 25 años, y tras numerosos y continuos cambios de horario, Tren 3 (RNE) es el único espacio radiofónico de difusión nacional que sigue en antena. Debido a los últimos reajustes de programación en la emisora, El Tren de Jorge Muñoz tan sólo se emite los martes y jueves a medianoche. Sin duda alguna, el blues no es la apuesta de los grandes medios de comunicación en España. Sin embargo, muchos son los aficionados que desinteresadamente realizan programas más o menos especializados en emisoras de ámbito más regional o local; algunos de ellos también llevan décadas en las ondas.

Durante los primeros años de esta música en España, sólo los festivales de jazz solían incluir alguna noche dedicada al blues y, aunque ahora sigan haciéndolo, ya no son los únicos. De entre los muchos festivales especializados en blues que surgieron, algunos han desaparecido y otros han cambiado de fechas o lugares, pero siguen siendo numerosos. Andalucía siempre ha sido una región con mucho blues, pero también lo hay y lo hubo en toda la costa mediterránea, el centro, el norte o las islas. Los más importantes podrían ser el Festival Internacional de blues de Cazorla o el de Cerdanyola. Además de estas, y otras muchas citas anuales, el blues nacional e internacional se programa con una frecuencia considerable en salas y bares repartidos por toda la geografía española.

6. EL LEGADO DE LAS REVISTAS. El número uno de la primera revista especializada española, se publicó en el verano de 1985. Solo Blues impulsó el interés por nuestra música, marcó un punto de partida para los aficionados y aportó orden y criterio. En sus veinte números de existencia, el equipo de colaboradores fue variando y, entre otros, podemos citar a Alfredo Papo (auténtico pionero del interés por la música negra en España), Ignacio Moreno, Jorge Muñoz, Vicente Prenafeta Zúmel, André Prevos o Roser Valls. Éstos ofrecieron al lector un censo de los discos de blues editados en España entre 1965 y 1985, noticias sobre el blues nacional e internacional con corresponsales en Europa y Estados Unidos, una relación de los programas radiofónicos que se emitían por aquellos tiempos, crónicas de conciertos y festivales, entrevistas, reseñas discográficas y bibliográficas, transcripciones y traducciones de letras de canciones, cantidad de fotos y estudios temáticos… Tras la desaparición de Solo Blues, su director, Javier Rodríguez, continuó informando con el mensual Blues Express, durante unos cuatro años; aunque sus escasas páginas contenían fundamentalmente reseñas de discos y noticias.

A partir de 1995, otra revista importante tomó el relevo de Solo Blues. Oscar Cubillo, director y editor, y sus colaboradores (Paco Casado, Gerardo Crémer, Juanjo Ibarra, Carlos Javier Rubio, Igu Allnighters y muchos otros) publicaron también una importante cantidad de información sobre el blues nacional e internacional, bajo el nombre de Ritmo y Blues. Tras cinco años de andadura dijeron adiós con la cabeza bien alta dejando tras de sí un trabajo bien hecho, habiendo obtenido una buena respuesta por parte de los lectores y subscriptores.

En la actualidad no disponemos de ninguna publicación periódica especializada de tirada nacional; sin embargo, revistas tan dispares como Cuadernos de Jazz o Guitarrista, por citar algunas, suelen incluir regularmente artículos o reseñas relacionadas con el blues. En cierto modo, las nuevas tecnologías están permitiendo la continuidad del trabajo realizado por las desaparecidas revistas. Los entusiastas responsables de los sitios web La Taberna del Blues, Spainblues, Bluespain o Harmonicaspain, entre otros, proporcionan la información necesaria desde Internet y funcionan como eficiente y fluido enlace entre aficionados, músicos, compañías de discos, emisoras, bares, conciertos y festivales. El carácter global de este nuevo formato de difusión, hace posible que en otros lugares empiecen a adquirir conciencia de que esta música también tiene un hogar aquí y que su pervivencia está asegurada.

Juan Pérez Aznar

[email protected]

La Gran Enciclopedia del Blues en España por Juan Pérez Aznar

Este proyecto, que al fin se ha materializado, comenzó una tarde de verano hace unos tres años en la cafetería de los cines Babel de Valencia cuando un señor, de cuyo nombre no quiero acordarme, buscaba propuestas para su futura editorial (Evil Music Edicions) especializada en el terreno de la música negra y más particularmente el del blues. Por aquellos tiempos, yo volvía de una estancia de algo más de tres años en Francia y un amigo común nos había puesto en contacto…

Entre otras cosas, le propuse traducir un interesante tratado sobre el lenguaje del blues y del jazz titulado Talking that talk de Jean-Paul Levet (Nathan, 1992) y La Grande Encyclopédie du Blues (Gérard Herzhaft) una obra de referencia imprescindible para cualquiera que desee recorrer los caminos del blues. Él se encargaba de poner en marcha la editorial y yo de emprender la traducción del libro de Herzhaft; ése fue el acuerdo al que llegamos aquel día.

Después de un largo periodo de incertidumbre (que me acompañó durante todo el proceso de traducción) el editor me comunicó que había desestimado seguir adelante con el tema y cesaba las negociaciones con Fayard (propietaria de los derechos de traducción de la obra). El gran problema era que yo sí había cumplido con mi parte del trato y de pronto me encontré con las más de cuatrocientas páginas de Herzhaft traducidas en el disco duro de mi ordenador, sin acabar de creer la falta de profesionalidad del personaje en cuestión que me había anunciado su negativa cuando ya era un hecho consumado y con una copia de todo mi trabajo en su poder.

Tras asumir que, efectivamente, me encontraba “sólo ante el peligro” decidí tratar de solucionarlo por mi cuenta; ni qué decir tiene que la supuesta amistad entre el innombrable y yo acabó en aquellos momentos. Éste es un extracto de la carta que, acompañada de un dossier de propuesta, fueron devolviéndome cortésmente diferentes editores españoles (Mario Muchnik, Planeta, Akal, Alba, Rialp, Deriva, Destino, RBA, Cátedra, Pretextos, Piados, Opera Prima…). Para algunos no se ajustaba a los criterios de edición, para otros tenía demasiadas páginas, o muy pocas… Finalmente, Ma Non Troppo mostró su interés y se hizo cargo del asunto:

“Me dirijo a usted con el fin de presentar a su editorial la propuesta de edición de La Grande Encyclopédie du Blues de Gérard Herzhaft (Librairie Arthème Fayard).

Como conocedor y amante de la música negra, desde hace años vengo observando un vacío documental y bibliográfico sobre el blues en el ámbito editorial de nuestro país. Durante algún tiempo, los aficionados a esta música hemos podido disponer de algunas publicaciones periódicas en nuestra lengua (“Solo Blues” y “Ritmo y Blues”) que en los últimos años han ido desapareciendo del mercado. En lo referente a manuales y obras editadas en castellano, la oferta es muy reducida y se centra fundamentalmente en el panorama histórico del blues.

La obra de Gérard Herzhaft, que ha sido objeto de mi estudio y traducción durante algo más de un año, es un manual de referencia y obligada consulta. Se trata de un estudio riguroso, profundo, exhaustivo y actualizado sobre el blues (intérpretes, regiones, estilos…) organizado inteligentemente para que el lector consiga acceder a la información con facilidad y rapidez. Una de las particulares virtudes de La Grande Encyclopédie du blues es la de conseguir satisfacer tanto a los conocedores del blues como a aquellos que pretendan iniciarse o adentrarse en el tema.

En un principio, Evil Music Edicions debía ser registrada como compañía editorial y publicar la obra en España. Sin embargo, por cuestiones diversas y ajenas a mi labor de traducción, el proyecto de creación de dicha editorial no llegó a cristalizar. De este modo, los derechos de traducción y edición de la obra en nuestro país siguen sin haber sido adquiridos. Ante tal situación, decidí ponerme en contacto con editoriales españolas que pudieran estar interesadas en mi proyecto de edición y encargarse de la negociación con la editora francesa, ya que sin una editorial que me respalde no puedo ni registrar mi trabajo, ni asegurarme de que la labor de todo un año de apasionado esfuerzo pueda, al fin, ver la luz.

Sepa que nunca llegué a formalizar ningún contrato con el editor valenciano y que los derechos de edición en castellano siguen siendo propiedad de Fayard. Recientemente, me puse en contacto con Veronique Heron (encargada de la cesión de derechos) para explicarle la situación e informarle de mi iniciativa…”

Juan Pérez Aznar

[email protected]

Andrés Vicente; melómano, músico aficionado, loco de la armónica su música y sus bricolajes, recientemente descubrió lo bailable que puede ser toda la música interpretada por la armónica, y aún con lo anterior inquieto indagador en la música y lo que ella conlleva.

    Publicaciones relacionadas

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies

    Enter your keyword