Las armónicas de trémolo por Milton Blanco

Las armónicas de trémolo por Milton Blanco

Todos nos hemos encontrado alguna vez con una armónica abandonada.

Seguramente se trataba de un instrumento grande, de metal por fuera, y de madera por dentro. Una doble hilera de ventanas nos hizo sospechar que el misterio se encerraba en esas oscuridades.

Es posible que hayamos intentado realizar una escala empezando por sus notas más graves, estoy seguro que todos hemos fracasado en ese intento.

Algunos de nosotros, con el paso del tiempo hemos descubierto que la escala aparece ordenada en el centro del instrumento, se desordena hacia los agudos, y en el extremo grave aparecen dos acordes.

Al aspirar varias ventanas simultáneamente en la región grave, aparece un acorde con séptima de dominante. Al exhalar en el mismo sitio encontramos el reposo del acorde de tónica, y si logramos abrir muy grande la boca, abarcaremos más notas agudas reafirmando la tonalidad.

No podemos emitir el cuarto grado, pero tenemos el replazo del segundo, este acorde menor aparece aspirando en el centro del instrumento.

Las notas están duplicadas al unísono, arriba y abajo. Pero no se trata de un unísono perfecto. Hay unas pequeñas comas de diferencia de afinación entre las lengüetas superiores e inferiores. Eso provoca el trémolo, y como si se tratara de un conjunto de cuerdas, donde lo humano de la música se trasluce en la imperfección, esa desafinación controlada ennoblece el sonido.

Es un placer inmenso sumergirse en una armónica de trémolo, y no soy un vendedor de armónicas. Solamente intento inducir a mis colegas a que busquen ese placer artístico.

Uno puede improvisar sin peligro de equivocarse, podemos empezar un tema desde los acordes en los graves. Dialogar una melodía con los acordes tonales. Todo está estratégicamente dispuesto, si nos concentramos, no habrá errores, ni vulgaridades, tampoco habrán dudas.

Si emitimos las notas graves de a una, el sonido será una sirena lejana y misteriosa.

Si desplegamos un acorde ensanchándolo lentamente, nos iremos sumergiendo en las resonancias de una catedral.

Emitir los agudos es más difícil , pero si somos cuidadosos podremos imitar las notas altas de un violín.

Ya no deseo que vengan a preguntarme, cuál es la posición de las notas, cómo tocar estas armónicas y otros datos técnicos. Con un poco de esmero esa información puede conseguirse, me quiero ocupar de otro aspecto de la interpretación de este instrumento.

Podría decir que quiero hablar sobre la poética de las armónicas de trémolo.

Hay algo de celestial en su sonido, probablemente esa sensación solo la experimenten quienes las tocan. No he podido escuchar a ningún músico tocar estas armónicas con la ritualidad que propongo.

Si uno intenta realizar un diálogo entre los sentimientos, el misterio, los recuerdos y la música, no habrá mejor instrumento para hacerlo que una armónica de trémolo.

Insisto: no estoy intentando vender nada.

Simplemente recomiendo a todos los músicos que experimenten ese placer.

En mis lecturas sobre etnomusicología, encontré algunos instrumentos étnicos que sus intérpretes lo tocaban simplemente para sí. Me refiero a arcos musicales que usan la boca como caja de resonancia. Varios pueblos aborígenes de Sudamérica, adoptaron también el arpa de boca, de origen probablemente europeo, o asiático.

También ese instrumento, de sonido sutil, permitió a cientos de seres sensibles concentrarse y meditar.

La armónica de trémolo es especialmente “disfrutable” en esos menesteres.

Los instrumentos étnicos que antes mencionaba, también se usan para enamorar.

El intérprete se acerca a la persona querida y toca en la intimidad de los alientos una música de seducción.

Todos estamos pensando ahora, que la armónica es una herramienta, quizás infalible, para seguir el ejemplo de los antiguos.

Entonces, con todas estas razones, no perdamos tiempo, todos sabemos que el arte cura.

Si podemos disfrutar de un arte para nosotros mismos, podremos dialogar con nuestra conciencia en medio del sonido de la armónica.

Es cierto que esto se podría lograr a través de otro instrumento, pero en el caso de la armónica de trémolo hay algo más.

La proximidad del instrumento a nuestros oídos, a nuestra cavidad craneana, le da un carácter íntimo, de ritual concentrado. Es como tocar para adentro.

Tocaremos como esos músicos de la selva, que usan su propia boca como caja de resonancia, y el sonido del instrumento es como un nuevo matiz de su propia voz.

Podemos apagar las luces y sumergirnos en la armónica, o llevarla a la cama para tocar antes de dormir, es posible que abandonemos los comprimidos para combatir el insomnio.

El Gran Ray Bradbury dijo una vez: “Hay sólo dos cosas que nos pueden acompañar a la cama, otra persona, o un libro” Yo agrego una tercera: Una armónica de trémolo.

Y no habrá razón que impida que las tres cosas juntas nos acompañen a menudo.

Les deseo suerte infinita.

Andrés Vicente; melómano, músico aficionado, loco de la armónica su música y sus bricolajes, recientemente descubrió lo bailable que puede ser toda la música interpretada por la armónica, y aún con lo anterior inquieto indagador en la música y lo que ella conlleva.

    • Muy de pequeño, tipo 10 años…. ahora tengo 64.. mi papà tocaba polcas y valses alemanes en una de tremolo y tambien usaba una diatónica… hace 6 meses, volví a la armónica… me gusta el blues… pero luego de leer tu artículo busquè mi vieja Fischer doble (G y C) de ésas curvas…. una Jazz-Melody y me puse a probarla sobre un tema “Blues de los plomos” de Oveja Negra (aparece en el Ares) y me quedé fascinado… nunca encontré quien me la explicase.. ni mi profe de armónica diatónica…
      Muchas gracias.. muy sentida tu nota
      RM

    • Doroteo Bartolome

      Toco la armonica desde los 12 años (ahora tengo 64 ) y es verdad, es una sensacion muy agradable sentir los sonidos de la tremolo para uno mismo.
      He grabado melodias y al escucharlas no he sentido el mismo placer. Creo que el que te escucha no percibe ese placer del sonido que da la armonica tremolo.

    • Ricardo y Doroteo, muchas gracias por leer el articulo y opinar.
      El sonido que se busca hoy parece haberse alejado de la armonica de tremolo, sera cuestion de encontrarle un nuevo destino musical.
      Feliz 2011 y que la tremolo renazca!!!
      Milton Blanco. músico.

    • Anastasia Silva

      Buenos dias,

      Me llamo Anastasia Silva y trabajo para Pokerlistings España. Queriamos invitarle para practicar su don literario redactando un articulo para nosotros sobre algo relacionado con un famoso jugador del poker que sabe tocar la harmonica. Por supuesto que le recompensaremos. 🙂
      Si le interesa esto escribeme al [anastasia(arroba)pokerlistings(punto)es].

      Gracias y Saludos,
      Anastasia Silva

    • Antonio Macias

      Interesante la mención y agradecido por la información comenzaremos a practicarla. Muchas Gracias. Me despido.

      Cordialmente

    • El colega español Andrés El Pregonero, tiene en su sitio unos esquemas detallados sobre todas las armonicas, incluyendo las de tremolo. ¡Suerte!
      Milton Blanco, músico.

      http://www.elpregonero.info/armonicas-el-caton.htm

    • Aurelio

      Mi primera armónica fue una trémolo que compré por curiosidad un día que tenía ganas de gastar dinero en algo. Luego, como hace la mayoría hoy en día, la abandoné y me dediqué a la de blues, pero conservo algo de mi vieja trémolo en alguno de los cajones de casa. Gracias por animarme a buscar eso que pocos encuentran en esta maravillosa compañera, ¡la rescataré desde hoy mismo!

    • Aurelio: que linda tu nota!!! Espero que mi artículo anime a varios a buscar su abandonada armónica de trémolo.
      Un abrazo desde Buenos Aires.
      Milton

    • Gustavo Casado

      Soy un intérprete de armónica cromática que, como muchos, comencé con una trémolo. Después de leer, hace pocos días, tu artículo tan cargado de poesía y sentimiento, he vuelto a mis viejos amores, las trémolos y octavadas (sin dejar la cromática, por supuesto). Lástima que seamos pocos los que nos aventuremos en esos placeres, en esas sensaciones que tan bien describís en tu nota.

      Un cordial saludo desde Rosario, Argentina.
      Gustavo Casado.

    • aurelio

      Hola milton, quiero decirle que como le dije en mi anterior comentario, he rescatado mi vieja trémolo, ¡y que bendición! gracias a su sentido artículo me he desarrollado mucho en estos 9 meses y algo que tengo practicando, incluso me he comprado más armónicas de trémolo en otras tonalidades, y la toco para mí y en ocasiones para mis amigos que les gusta mi forma de tocar. Una vez más, muuuchas gracias porque gracias a usted hoy valoro mi vieja y mis nuevas trémolo, y experimento sensaciones muy bonitas al tocar y reflexionar con mi trémolo como compañera.

    • María

      Buenas noches.
      Mi nombre es María de los Ángeles, tengo quince años de edad y hace unos meses me interesé mucho por aprender a tocar la armónica, cuando fui a la tienda de instrumentos no sabía nada sobre la armónica, ni que existían varios tipos de ella. El señor de la tienda me dijo que solo tenía una y yo estaba tan emocionada que ni siquiera pregunte que diferencia tenía de las demás. Le rogué a mi mamá que me la comprara y luego comencé a investigar por Internet, entre varias horas de investigación entendí que mi armónica era una armónica de tremolo. Busqué tutoriales para aprender a tocarla pero, en mi fracasado intento solo logré lamentarme que no podría tocar tal instrumento sin ayuda, puesto que en mi ciudad no hay un profesor de armónica (Algo imperdonable, ya que se dice que Lara es la ciudad musical de Venezuela, mi país).
      Hace poco, revisando mis cosas encontré la armónica otra vez y la miré por un instante pensando que sonidos podría haber logrado emitir este instrumento solo sí hubiese ampliado más mi investigación.
      Lo cierto es que me ha encantado todo lo que ha escrito y me ha hecho correr a buscar mi armónica y comprobar todas esas características que usted le ha otorgado a este instrumento. Realmente, quiero aprender más sobre este instrumento pero, soy una persona perfeccionista y me gusta aprender bien las cosas.
      Cada vez que abro una pagina de internet sobre armonicas observo como mis posibilidades de tocar disminuyen y es triste. No obstante, aqui estoy buscando la forma y la manera de poder sentir todo eso que usted ha explicado al tocar una armonica.

      Gracias por este articulo. Solo tengo quince años y hasta yo estoy sorprendida en la forma en que me ha expresado. Me encantaría seguir leyendo sobre este instrumento.

    • aurelio

      aurelio.

    • Aurelio

      Ánimo María. Si bien es cierto que es poca la información que hay en internet sobre este íntimo instrumento, puedes contar con la ayuda que te podamos prestar por esta vía al igual que el profesor Milton que sé que estará dispuesto también a ayudarte. La recompensa es bella y maravillosa cuando uno se enamora de instrumentos como es la armónica de trémolo, por eso te animo a que sigas adelante en este bello instrumento.

      Por otra parte, profesor, gracias por dejarnos escuchar tan bello trabajo, me ha encantado esa pieza, que sumerge el espíritu en una meditación profunda, cualidad inestimable de las armónicas de trémolo. Me pareció maravilloso, me permito felicitarle y creo que es un gran aporte. Incluso me quedé escuchando alguno de los otros videos, y me han ayudado a convencerme más aún de lo hermosa que es la música. No soy muy ducho en estas tecnologías, ya que escribir y compartir es casi lo único que se hacer jaja, pero en los próximos días veré como puedo hacerle llegar algo de lo que he hecho yo para ver que le parece. Saludos cordiales de Aurelio.

    • Karol
    • Hola! Soy Luis Salazar. Toco armónica diatónica de manera empírica y siempre me interesó tener lo mejor o más bonito. Por ello, ví una lindísima armónica muy grande y lujos y, en un viaja a Alemania, fui hasta la fábrica de armónicas Hohner, la más reconocida y, compré una hermosísima armónica, trémolo, sin saber que no la podría tocar como la diatónica. Como soy empírico y no toco por nota, etc., dispongo de esta, nueva, bellísima, que me costó ahí 1,050 euros (más el 19% de impuestos de Alemania) y, deseo venderla en $15,000.oo pesos, que considero un precio muy justo por todo lo anterior. Seguramente alguien que conozca al respecto estará muy complacido de tenerla. Es el modelo 26701, impecable, con lujoso estuche color vino tinto. El estuche tiene mínimos rasgos de roce en el envío o transporte, pero el instrumento está perfectamente. Puedo enviarles una foto al respecto, si se requiere. Si hay algún interesado pronto, podría sin dificultad negociar el precio, y el envío. Espero que alguien la disfrute muy pronto. Aquí encontrarán mis datos. Gracias.

    • Carles Serra

      Hola a todo el mundo armonicista.
      Tengo mucho interés en adquirir una armónica de acompañamiento, pero no sé por donde empezar ni que comprar…ni donde, aquí en España.
      Yo toco con una chromática 64 y me grabo la banda solista, pero quiero también incluir otras bandas de acompañamiento.
      Gracias.
      Carles

    Publicaciones relacionadas

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    Enter your keyword