Nivel de progreso en la armónica

¿Qué nivel de armónica tenemos?

Vaya, ante esta pregunta no deberíamos sorprendernos, mas bien es algo que nuestra propia curiosidad nos pregunta, pero esta es objetiva… Pues para salir de dudas en la web de Adam Gussow nos cuenta, eso sí en ingles, pero facilito, bajo que conocimientos que pueden clasificar las categorías a catalogar, principiante, principiante avanzado, intermedio y intermedio avanzado, así que cada uno que pase su propia evaluación, jeje.

http://www.modernbluesharmonica.com/page/page/4514503.htm

Por cierto, se esta rodando un documental sobre su desarrollo musical con la formación Satan y Adam desde 1995 hasta la fecha de hoy, se estrenara en 2008, como anticipo, este es el trailer y las webs con la información actualizada.

http://www.satanandadam.com

http://www.modernbluesharmonica.com

¿Qué nivel tienes?. Versión en Español.

por Adam Gussow y traducido por Pablo Almaraz

PRINCIPIANTE

Estás dando tus primeros pasos con el instrumento. Te cuesta esfuerzo tocar notas aisladas bien definidas. No tienes claro cómo mover tu boca a traves de la armónica para acceder al siguiente agujero. Te alegrarías de poder dominar melodías sencillas; estás con “Oh Suzanna”, pero no te sale muy bien. Tampoco eres muy bueno manteniendo el ritmo con el pie mientras tocas. Cuando tocas acordes, suenan finos, blandos, estridentes, y no estas seguro de a qué se refieren los músicos cuando hablan de “groove”. Sientes como si hubiera mucha música dentro de tí, pero no consigues hacer que tu boca, manos y armónica la hagan salir. No tienes ni idea de cómo doblar una nota para obtener ese sonido bluesero que oyes en los discos. El patron de blues de doce compases es un misterio para tí, a pesar de que, probablemente, identifiques un blues de doce compases como un blues, si alguien lo toca.

PRINCIPIANTE AVANZADO

Empiezas a dominar lo básico. Eres capaz de sacar melodías simples como “Oh Suzanna” sin muchos problemas. Poco a poco empiezas a controlar esa coordinación arriba/abajo, dentro/fuera necesaria para tocar esas melodías simples. A veces eres capaz de de mantener decentemente un ritmo con el pie mientras tocas, pero tu pie se pierde cuendo tocas melodías complicadas. Tienes algún tipo de ejercicio que sueles practicar habitualmente, que consiste en un patrón de rítmo y acordes, pero te sueles perder cuando lo trabajas durante un buen rato. Y, importante, empiezas a poder doblar un poco en el agujero 4 aspirado. Sin embargo, no puedes hacer mucho con el 3 y el 2. Lo poco que puedes conseguir doblarlos no suenan muy blueseros. Si te piden que improvises a tu aire sobre un blues de doce compases, puedes sacar algunos sonidos decentes, pero te quedas sin ideas enseguida y te pierdes entre los cambios de acorde de los doce compases. No entiendes realmente qué notas debes tocar sobre qué acordes.

INTERMEDIO

Eres capaz de doblar el 4, 3 y 2 aspirados sin muchos problemas. El 4 y 3 suenan bastante bien; el 3 no es tan bluesero como debería porque aún no tienes control suficiente como para mantener el “blue third”, la nota doblada medio paso en el 3. Probablemente intentas el bloqueo de lengua pero no te sale muy bien. Las melodias simples son fáciles para ti. Has pasado algunos ratos tocando por encima de progresiones de doce compases, sea con CDs, con bases programadas o, con suerte, con un amigo guitarrista. Quizá incluso te has animado a tocar en una jam session o con alguna banda local. Tienes algunos conocimientos básicos de armonía: sabes, por ejemplo, que la 2 aspirada es la nota fundamental del acorde I, y que la 4 aspirada es una buena nota para tocar sobre el acorde V. Pero todavía estas explorando la progresión de doce compases y necesitas alguna guía acerca de qué notas o agujeros funcionan mejor sobre qué acordes. Cuando te piden que improvises dos o tres coros sobre un blues de doce compases, te quedas sin ideas. Lo que tocas les suena, sin duda, bluesero a tus amigos y otros músicos, pero tú estas empezando a darte cuenta de lo mucho que no sabes sobre armonica de blues. Incluso todavía tengas problemas para sacar notas aisladas claras y fuertes, aunque ya te resulte natural moverte entre los agujeros. Sabes mantener el rítmo bastante bien y quizá tengas algún patrón de ejercicio (acompañamientos rítmicos, una imitación de tren), que te salga realmente bien. No estas seguro de qué es “swing” como concepto rítmico, o cómo incorporarlo a tu forma de tocar.

INTERMEDIO AVANZADO

Ya has dominado todo lo basico y un poco más. Eres capaz de doblar los agujeros 1, 2, 3, 4 y 6 aspirados; quizá te has fijado en que Little Walter dobla el 5 aspirado ¼ de tono en “Juke”. Probablemente sabes doblar los agujeros 7 y 8 soplados en las armónicas bajas (G, A), e incluso doblas el 10 soplado. Sabes como hacer trinos, rítmos, glissando. Sabes hacer bloqueo de lengua y no tienes problemas para usar esa técnica en tus improvisaciones. Improvisar sobre progresiones de doce compases es natural para ti, y te las arreglas bastante bien al enfrentarte con otras progresiones diferentes de blues, country o gospel (canciones como “Key to the Highway”, “I Got a Woman”, “This Little Light of Mine”). Casi seguro que has tocado en jam sessions, incluso puede que toques en una banda. Aún así, sabes que tu repertorio es flojo en algunos aspectos y estas buscando cómo ampliarlo. Como armonicista, tienes puntos realmente fuertes, pero tambien puntos débiles. Al solear, tiendes a confiar siempre en los mismos dos o tres recursos eficaces o zonas cómodas. Y tiendes a tocar demasiado; no eres muy bueno dejando espacio. Tienes una buena intuición acerca de qué notas funcionan sobre qué acordes (al menos tocando cross-harp, 2ª posición), pero sabes que mejorarías si tuvieras algunos conocimientos armónicos más. (Cuando los músicos de jazz hablan sobre “acordes de 13ª” no sabes nombrar los intervalos que los forman). Has oído hablar del overblow, incluso puede que seas capaz de hacerlo en una o dos notas, pero no has incorporado esta técnica a tu forma de tocar. Estás mucho más cómodo tocando 2ª posición que 1ª o 3ª. Sobre todo, sabes que hay ciertos detalles tonales, rítmicos y armónicos que establecen la diferencia entre el modo de tocar de los armonicistas realmente avanzados y lo que tú haces. Y eso es lo que quieres.

Andrés Vicente; melómano, músico aficionado, loco de la armónica su música y sus bricolajes, recientemente descubrió lo bailable que puede ser toda la música interpretada por la armónica, y aún con lo anterior inquieto indagador en la música y lo que ella conlleva.

    Publicaciones relacionadas

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    Enter your keyword